martes, 6 de abril de 2010

Tus enchufes son heteros

Visto en Victimas del heteropatriarcado

Pasillos de teles, altavoces, cables, mp4s, tdts… pensaba que en este escenario, y en cualquier otro, sólo las personas, en este caso compañeros y clientes, me proporcionarían anécdotas de corte heteropatriarcal. ¡Error! Para mi sorpresa hasta los objetos están a merced del Imperio del Heteropatriarcado. O mejor dicho las denominaciones con que los humanos tenemos a bien de bautizarlos

Cables macho, cables hembra. Por extraño que os parezca, no conocía este argot. Protuberancia=hombre, agujerito= mujer. Y, “naturalmente”, los dos encajan.

Quise compartir mi sorpresa ante este absurdo terminológico con mis compañeros. Ellos, o bien no entendieron mi indignación, o bien pensaron que nunca había reparado en esa “obviedad” cotidiana. Así, como a una niña a la que sus progenitores explican de dónde vienen los niños, superada la fase cigüeña-parisina, me dijeron: “Claro, el macho es el del pitorro y la hembra lo que tiene agujero”. Intenté hacerles ver lo ridículo que resulta, si se le dedican dos neuronas al tema, la asignación de roles sexuales (heteros siempre, claro) a los intrumentos electrónicos. Como podéis imaginar fue un fracaso, para variar…

Pd: Al menos ya no tendré que lidiar con más presuntos penes y vaginas electrónicos, es lo que tienen los despidos sorpresa.

4 comentarios:

Henmex dijo...

yo siempre escuche la terminologia "macho" y "hembra"

Domin dijo...

De siempre han sido macho y hembra los enchufes...

Pero bueno está que uno intente cambiar pareceres. Al menos así nos damos cuenta de lo difícil que es pregonar en el desierto

Manu dijo...

Álvaro es un argot "normalizado", no combiene sacarle tres pies a un gato...El lenguaje es así...heterocéntrico y machista por naturaleza...Me parece más grave el machismo que el "heteroentrismo".

Salud y progreso.

Víctimas del Heteropatriarcado dijo...

¡Hola, Álvaro! Nos has dado una grata sorpresa ¡Mundo de posibilidades este de internet! :)

Sabemos que hay discriminaciones mucho más graves, pero sólo queremos analizar hasta el más mínimo detalle lo que nos encontramos en el día a día, para hacer ver hasta qué punto nos han filtrado silenciosamente el Heteropatriarcado hasta lugares tan insospechados como absurdos, como en este caso.

Esto no es incompatible ni resta importancia a las luchas que todos sabemos mucho más graves, y además, creo que mucha gente se puede sorprender al pararse a pensar desde otro punto de vista cosas cotidianas ya "normalizadas".

El lenguaje ni es machista ni es heterocéntrico por naturaleza.

Sería impensable e igual de absurso que para el agujerito acuñásemos el término "pasivo" y para el del pitorro "activo".

Un saludo :)