sábado, 1 de marzo de 2008

Que no te cambien el juego (II)


La derecha no es sólo una fuerza política. Es un entramado de ideas y organizaciones de marcado perfil conservador que actúan al alimón en la sociedad y en las instituciones.Este entramado de intereses políticos y económicos tiene en la Conferencia Episcopal a uno de sus máximos exponentes. Con el mismo empeño que cuida de su estimable patrimonio, difunde su credo doctrinal, esencialmente basado en subvención del Estado, democracia orgánica y familia unida, aunque sea a palos. Nada de divorcio, nada de aborto, nada de muerte digna.
Creyó el PSOE y también el Gobierno, que con los ultras de la jerarquía eclesiástica, sería suficiente para la salvación una buena dosis de comprensión cristiana y miles de millones de euros. Craso error. La respuesta de la fe fue implacable y su reclamo electoral inequívoco: hay que votar a quienes piensan como nosotros, se llamen Rajoy o Acebes. Que no sea por falta de pluralismo.
Por eso, a la derecha política, social y espiritual hay que responderla con decoro y firmeza. Izquierda Unida así lo entiende. Los derechos de las personas y los derechos colectivos no pueden barnizarse hasta hacerlos irreconocibles. Hay que ejercerlos con responsabilidad pero sin miedo; con respeto a todas las ideas, pero sin aceptar imposiciones.
En la próxima legislatura, nos proponemos seguir avanzando para seguir decidiendo. Es nuestro propósito, y depende de tu voto.
Que no te cambien el juego.
Vota útil.
Vota IU.

2 comentarios:

Hugo Martínez Abarca dijo...

He pensado que IU Existe es una página que merece ser conocida, porque sólo Internet le dará difusión, así que la he colocado en Menéame (si agluien comparte conmigo esa idea y lo quiere menear, está en http://meneame.net/story/crean-pagina-para-mostrar-izquierda-unida-existe)
Y, por cierto, que estoy dejando este mensaje en todos los blogs que están publicando este post. y que luego me llamen spameador.

Errioxarra dijo...

Izquierda Unida merece estar en las Cortes. El impulso de Izquierdas que merece España...el problema es la Ley Electoral injusta.