martes, 30 de septiembre de 2008

Memoria histórica

Carta enviada por Salvador Cantarina Jiménez a Diario La Rioja.


Son tantos los pueblos de España donde permanecen enterrados en fosas comunes, en cunetas nunca olvidadas tantos españoles republicanos, gentes de izquierda en general, que cuesta creer que todavía hoy, más de 70 años después haya gente que se niegue a que sus familiares tengan el derecho de, primero encontrarlos, rescatarlos, y finalmente enterrarlos en un lugar digno para siempre. Y poder ir a visitar sus restos, y descansar por fin tras toda una vida soñando con ello.
Para muchos de sus familiares esta iniciativa llega demasiado tarde, porque murieron hace tiempo, pero otra generación, sus nietos fundamentalmente, han recogido el testigo y quieren hacer justicia de una vez por todas. Por sus familiares asesinados, por sus padres que se fueron sin haber logrado encontrarlos y por ellos mismos, por su dignidad y su memoria.
Necesitan cerrar la herida abierta durante tantos años de olvido, de infamias, de mentiras. Además de salir derrotados de una guerra cruel y de una dictadura feroz, tuvieron que soportar la infamia de sentirse culpables por haber defendido al gobierno legal de la República, y a sus valores de libertad, justicia, solidaridad y fraternidad que les guiaron. Sus familiares, sus amigos, hoy quieren limpiar el buen nombre de todos estos hombres y mujeres maltratados por el fascismo y el odio.

Exigimos que se recuperen los restos de todos los fusilados y asesinados. Que se sepa la verdad de lo que ocurrió, porque para que la historia no se repita es necesario conocerlo.

Y no se entiende que haya gente que les moleste estas iniciativas. Por humanidad, aunque solo sea por eso, dejen de molestar. Miren para otro lado si no les conmueve la desgracia y el dolor ajeno. Nadie les pierde nada. Pero por lo menos no ofendan a los que queremos reparar en la medida de nuestras posibilidades esta injusticia histórica.

1 comentario:

El Observador Sarcástico dijo...

Totalmente de acuerdo, lo que pasa en España no pasa en ningún otro país de Europa. Miren como Alemania ha sacado a la luz su pasado, para cerrar las heridas. Una democracia debería honrar a sus demócratas.

Sobre este tema de la Memoria histórica y sobre Garzón he elaborado una crónica en mi blog, por si estás interesado: www.elobservadorsarcastico.blogspot.com

UN saludo.